Vivienda unifamiliar aislada en Santurio, Gijón

Aprovechamiento de las vistas en volúmenes abiertos hacia el sur

Este proyecto para una vivienda unifamiliar aislada en Santurio, Gijón, está concebido para dar cabida a una familia compuesta por un matrimonio y dos hijos.

Uno de los principales condicionantes iniciales del diseño es el aprovechamiento máximo de las vistas que ofrece la parcela y de la luz solar. De esta forma, se propone una vivienda completamente abierta a las visuales que desde la parcela se producen, totalmente orientadas al sur. Además de la orientación de las propias estancias hacia el sur, se busca crear espacios cubiertos exteriores hacia esta orientación, que puedan ser usados en épocas estivales.

Al mismo tiempo que la vivienda ofrece sus mayores superficies acristaladas hacia el sur, se “cierra” notoriamente hacia el norte, donde los huecos son contados y de pequeño tamaño. De esta forma, se consigue que la propia vivienda actúe a modo de “pantalla protectora” de los espacios al sur, resguardando estos espacios de los vientos fríos dominantes del nordeste.

No tenemos en este caso de diseño de vivienda unifamiliar un condicionante de pendiente propia de la parcela, ya que es poco acusada. Al contar con un vial de acceso rodado lateral, y por tanto sin problemas para el acceso a garaje, optamos por ubicar la vivienda en la parte más elevada de la parcela.

Acceso en coche al garaje

El acceso se sitúa en la parte este de la parcela, debido a la ubicación del camino de entrada ya existente a la parcela. Dada la zona en la que se encuentra la vivienda, a las afueras de Gijón, la mayoría de los accesos se producirán en coche. Con este argumento, se establece un amplio camino que permite acceder a la zona interior de garaje, además de un acceso peatonal inmediato a este acceso rodado y que permite la entrada directa a la vivienda.

El programa interior se divide en dos plantas sobre rasante, situando los espacios vivideros en planta baja y la zona de noche en planta primera. Se separa en la planta alta el dormitorio principal del resto, para obtener así una mayor intimidad. La conexión entre ambas plantas es directa a través del espacio de doble altura del salón-comedor, que organiza las estancias a su alrededor.

Volumen dispuesto de acuerdo a las vistas

La composición formal de la vivienda se basa en un volumen dispuesto de acuerdo a las vistas y a la orientación solar. Un volumen en planta baja acoge todas las estancias, mientras que otro volumen menor en planta alta ubicado conformando voladizos permite generar tanto la terraza al sur como la entrada cubierta a la vivienda. Además, permite también crear una terraza en planta alta, en este caso descubierta.

En cuanto a los materiales de cerramiento, se plantea el uso de la madera y los colores claros mediante fachadas ventiladas. En todo caso, la madera será de una especie que exija el mínimo mantenimiento y conservación, lo que nos lleva a maderas de alta densidad.

Las cubiertas serán planas e invertidas, con acabados en resinas de madera en los pasos y azoteas y con soluciones de grava en el resto de los casos.