Reforma interior de vivienda en calle Dindurra, Gijón

Eliminamos la distribución existente para permitir el disfrute de la terraza y un buen uso del piso

La reforma interior de esta vivienda ubicada en la calle Dindurra, en Gijón, y que dispone de una gran terraza con impresionantes vistas al parque de Begoña, comprende la eliminación completa de la distribución interior actual. Esto es necesario puesto que contaba con unos espacios que no permitían el completo disfrute de la terraza y un buen uso de los 106 m2 de superficie útil de los que dispone el piso.

Para la propuesta de distribución, se ha tenido en cuenta una división de la vivienda por zonas día/noche. La zona de día se ubica en busca de la mejor iluminación y vistas, y está compuesta por espacios relacionados entre sí: cocina-comedor, salón y un pequeño despacho, que se relacionan al mismo tiempo con la zona de la terraza que comprende la esquina, y que por tanto aporta mejores vistas.

Hacia el lado norte y lado opuesto de la vivienda, se ubica la zona de noche, con los dormitorios dobles (un dormitorio doble con posibilidad de división en dos y el dormitorio principal, que cuenta con baño y vestidor) y las estancias húmedas.

Acceso propio a la terraza

Todas las estancias principales cuentan con acceso propio a la terraza, proporcionando así luz natural y vistas a estas estancias. Además, el dormitorio principal cuenta con su propio espacio de terraza, separado de la destinada para la zona de día mediante el volumen del dormitorio secundario, que se encuentra adelantado.

Debido a la extraña forma de la vivienda dentro del edificio, y para eliminar la linealidad que proporcionaría un pasillo, se han adaptado los espacios relacionados con el acceso a la vivienda a una geometría curva, que sirve de guía y relación entre las zonas de día y de noche.

Esta nueva reforma de vivienda en Gijón acometida por Dolmen Arquitectos no es solo interior, ya que también se incorpora un trasdosado perimetral en toda la vivienda que cuenta con aislamiento de lana de roca de 40 mm. –tanto en paredes como en suelo y techo– y que proporciona una mejora sustancial en cuanto a las necesidades energéticas de la vivienda.