Apartotel de arquitectura sostenible en Asturias

Diseño moderno integrado en el paisaje, empleo de materiales tradicionales ecológicos y uso de energías renovables, algunos hitos de CieloAstur, de cuatro estrellas

Hace unas semanas se inauguró el apartotel Cieloastur, un complejo hotelero de arquitectura sostenible de doce eco villas en el núcleo rural de Linares (Proaza, Asturias) proyectado por nuestro estudio de arquitectura, Dolmen Arquitectos.

La instalación, clasificada como Apartamentos Turísticos según la legislación turística asturiana, con categoría de 4 estrellas, cuenta con un diseño moderno y en su construcción se emplearon materiales tradicionales ecológicos como la madera, el corcho y la piedra, huyendo del uso de plásticos.

Arquitectura moderna integrada en el medio rural

El proyecto busca un lenguaje arquitectónico moderno, con el refuerzo de la nobleza de esos materiales tradicionales, consiguiendo también una propuesta de hotel diferenciada del tradicional alojamiento rural (ya muy abundante en la zona).

La integración paisajística que busca el proyecto se asienta en el respeto del arbolado, en la integración de los pequeños volúmenes edificados en la pendiente pronunciada, en la volumetría de pequeña escala o en el ajardinamiento del conjunto. El respeto de los invariantes arquitectónicos se plasma en la integración en el complejo de la cuadra tradicional existente.

Energías renovables y sostenibilidad

Otro elemento de arquitectura sostenible consiste en que las casas del complejo, con terraza y completamente equipadas con cocina y electrodomésticos, están climatizadas mediante la técnica de la aerotermia, uno de los condicionantes básicos para ser reconocidas como viviendas Passivhaus.

Destaca también el uso de energías renovables, como la energía fotovoltaica, para el suministro eléctrico.

Con respecto al consumo de agua, el complejo utiliza el concepto de «Kilómetro 0», sistema por el cual el agua del manantial cercano es filtrada por ósmosis y envasada en botellas de cristal reutilizables.

La oferta de alojamiento se complementa con el restaurante La Cuadrina de Tanislao y actividades de naturaleza como las bicis de montaña eléctricas, el senderismo, excursiones guiadas, etcétera.